Hoy en día existen diferentes materiales para recubrir los pisos de las casas y oficinas cuando se trata de construir o decorar; la cerámica es uno de ellos y con el tiempo ha evolucionado al grado de poder evocar a la naturaleza a través de sus diseños, formatos, colores y texturas, tal es el caso de los pisos cerámicos con estilo madera, como las series Monet, Couvet, Diversity, Amazonian, American, Irish, Nevada y Oregon de nuestra colección Ïvok, que recrea ambientes cálidos, acogedores y naturales.

Sin embargo, este tipo de pisos no existen de toda la vida, ya que antes de usar diseños que se asemejaran a esta, se utilizaba madera real, pero no siempre fue del todo funcional debido a su alto costo de mantenimiento (debido a sus propiedades físicas inherentes) para poder lucir estéticamente en nuestros hogares.

Su auge comienza en el siglo XIX, cuando deja de ser tablas terminadas de manera artesanal y se divide en tablas pequeñas o medianas, como lo conocemos ahora. Con esto se pretendió crear un suelo homogéneo y mucho más estético. Su éxito fue impresionante y se extendió por toda Europa velozmente, convirtiéndose en “la moda”. No le costó trabajo reemplazar a los pavimentos de piedra.

En la actualidad Vitromex retomó la historia, la mezcló con su experiencia de años e incluyó la textura de la madera en sus diseños cerámicos para contar con la opción de hacer lucir el piso de manera natural y cálida, para crear ambientes en los que el diseño conjuga matices rústicos con la estética más modernista y así aprovechar toda su belleza, sumándole los beneficios de un cerámico elegante y de calidad.